La leucemia mieloide aguda

leucemia es un cáncer de las células blancas de la sangre. La leucemia aguda significa que progresa rápidamente y de manera agresiva, y por lo general requiere un tratamiento inmediato.

La leucemia aguda se clasifica de acuerdo con el tipo de células blancas de la sangre afectadas. Los dos tipos principales de células blancas de la sangre son:

  • linfocitos - en su mayoría se usan para combatir las infecciones virales
  • células mieloides - que realizan una serie de funciones diferentes, tales como la lucha contra las infecciones bacterianas, la defensa del organismo contra los parásitos y la prevención de la propagación del daño tisular

Este tema se centra en la leucemia mieloide aguda (LMA), que es un cáncer agresivo de las células mieloides. Los siguientes tipos de leucemia están cubiertos por separado:

  • leucemia linfoblástica aguda
  • leucemia mieloide crónica
  • leucemia linfocítica crónica

Signos y síntomas de la LMA

Los síntomas de la LMA usualmente se desarrollan durante unas semanas y se hacen cada vez más grave. Los síntomas pueden incluir:

  • piel pálida
  • cansancio
  • disnea
  • infecciones frecuentes
  • sangrado inusual y frecuente, tales como sangrado de las encías o hemorragias nasales

En los casos más avanzados, AML puede hacerte extremadamente vulnerables a las infecciones que amenazan la vida o una hemorragia interna grave.

Más información sobre las complicaciones de la AML

buscar consejo médico

Debe ver a su médico de cabecera si usted o su hijo tienen posibles síntomas de la LMA. Aunque es muy poco probable que la leucemia es la causa, estos síntomas deben ser investigadas.

Si su médico de cabecera piensa que puede tener leucemia, van a organizar los análisis de sangre para comprobar su producción de células sanguíneas. Si las pruebas indican que hay un problema, se le consultará urgentemente a un hematólogo (especialista en el tratamiento de enfermedades de la sangre) para más pruebas y el tratamiento necesario.

Más información sobre el diagnóstico de LMA

¿Qué causa la AML?

AML ocurre cuando las células especializadas llamadas células madre, que se encuentran en la médula ósea (un material esponjoso dentro de los huesos), producen demasiados glóbulos blancos inmaduros. Estas células inmaduras se conocen como células de la ráfaga.

Las células blásticas no tienen las propiedades que combaten la infección de los glóbulos blancos, y produciendo demasiados puede conducir a una disminución en el número de glóbulos rojos (que transportan oxígeno en la sangre) y plaquetas (células que ayudan la coagulación de la sangre).

No está claro exactamente por qué sucede esto y, en la mayoría de los casos, no hay ninguna causa identificable. Sin embargo, se han identificado una serie de factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar AML. Éstos incluyen:

  • quimioterapia o radioterapia previa
  • exposición a niveles muy altos de radiación (incluyendo tratamiento de radioterapia anterior)
  • exposición al benceno - un producto químico utilizado en la fabricación que también se encuentra en el humo del cigarrillo
  • que tiene un trastorno de la sangre subyacente o trastorno genético, como el síndrome de Down

Más información sobre las causas de la AML

¿Quién está afectada

La AML es un tipo raro de cáncer, con alrededor de 2.600 personas diagnosticadas con ella cada año en el Reino Unido.

El riesgo de desarrollar AML aumenta con la edad. Es más común en personas mayores de 65 años.

¿Cómo se trata la AML

La AML es un tipo agresivo de cáncer que puede desarrollarse rápidamente, por lo que el tratamiento generalmente debe comenzar poco después de que se confirma el diagnóstico.

La quimioterapia es el tratamiento principal para la LMA. Se utiliza para matar tantas células de leucemia en su cuerpo como sea posible y reducir el riesgo de la enfermedad regrese (recaída).

En algunos casos, puede ser necesaria la quimioterapia y la radioterapia intensiva, en combinación con una médula ósea o de células madre, para lograr una cura.

Más información sobre el tratamiento de la LMA

Outlook

Las perspectivas para la AML depende en gran medida del tipo específico de AML que tiene, así como su edad y salud general.

Hay muchos subtipos de AML, que se clasifican de acuerdo con diversas características - tales como los cambios genéticos específicos en las células de leucemia. Algunos tipos de LMA son más difíciles de tratar que otros.

Incluso si el tratamiento es inicialmente tuvo éxito, todavía hay un riesgo significativo de que la afección reaparezca en algún momento durante los próximos años. Si esto sucede, puede ser necesario repetir el tratamiento.

Un número de ensayos médicos han sugerido que casi la mitad de los menores de 60 diagnosticados con AML vivirá durante al menos cinco años, y en algunos tipos de AML, tales como la leucemia promieloide aguda (APML), alrededor de 85% vivirá durante al menos cinco años.

En general, las perspectivas para los niños con LMA tiende a ser mejor que la de los adultos diagnosticados con la enfermedad.

Los síntomas de la leucemia mieloide aguda (LMA) usualmente se desarrollan durante un par de semanas, llegando a ser más severo que el número de células blancas de la sangre inmaduras (células blásticas) en la sangre aumenta.

Los síntomas de leucemia mielógena aguda pueden incluir:

  • piel pálida
  • cansancio
  • disnea
  • una temperatura elevada (fiebre)
  • sudoración excesiva
  • la pérdida de peso
  • infecciones frecuentes
  • sangrado inusual y frecuente, tales como sangrado de las encías o hemorragias nasales
  • piel fácilmente magullado
  • manchas rojas o púrpura planas en la piel (petequias)
  • dolor óseo y articular
  • una sensación de plenitud o molestia en su estómago (abdomen), causada por la inflamación del hígado o el bazo

En raros casos de LMA, las células afectadas se pueden propagar en el sistema nervioso central. Esto puede causar síntomas tales como dolores de cabeza, ataques (convulsiones), vómitos, visión borrosa y mareos.

¿Cuándo buscar consejo médico

Consulte a su médico de cabecera si usted o su hijo tiene los síntomas mencionados anteriormente. Aunque es muy poco probable que la LMA es la causa, estos síntomas deben ser investigados y se trata con prontitud.

leucemia mieloide aguda (LMA) es causada por una mutación del ADN en las células madre en la médula ósea que producen glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos que combaten la infección.

La mutación hace que las células madre para producir muchos más glóbulos blancos que son necesarios.

Los glóbulos blancos producidos son todavía inmaduros, por lo que no tienen las propiedades que combaten la infección de las células blancas de la sangre completamente desarrollados. Estas células inmaduras se conocen como "blastos".

A medida que el número de células inmaduras aumenta, la cantidad de glóbulos rojos y las plaquetas saludables disminución, y es esta caída que causa muchos de los síntomas de la leucemia.

Aumento del riesgo

No se sabe lo que desencadena la mutación genética en la LMA, aunque se han identificado una serie de factores diferentes que pueden aumentar su riesgo de desarrollar la condición.

Los principales factores de riesgo para la LMA se describen a continuación.

Exposición a la radiación

Estar expuesto a un nivel significativo de la radiación puede aumentar sus probabilidades de desarrollar LMA, aunque esto usualmente requiere la exposición a niveles muy altos. Por ejemplo, las tasas de LMA son más altos en las personas que sobrevivieron a las explosiones de las bombas atómicas en Japón en 1945.

En el Reino Unido, la mayoría de la gente es poco probable que se expone a niveles de radiación lo suficientemente alta como para causar LMA. Sin embargo, algunas personas que han tenido radioterapia como parte de su tratamiento para el cáncer anterior (véase más adelante) pueden ser la excepción.

El benceno y el tabaquismo

La exposición a la sustancia química benceno es un factor de riesgo conocido para AML en adultos. El benceno se encuentra en la gasolina, y también se utiliza en la industria del caucho, aunque hay controles estrictos para proteger a las personas contra la exposición prolongada.

El benceno también se encuentra en el humo del cigarrillo, lo que podría explicar por qué las personas que fuman tienen un mayor riesgo de desarrollar AML.

tratamiento del cáncer Anterior

El tratamiento con radioterapia y ciertos medicamentos de quimioterapia para un cáncer más temprano, sin relación puede aumentar su riesgo de desarrollar AML muchos años más tarde.

Leucemia que se desarrolla como resultado del tratamiento del cáncer anterior se llama "leucemia secundaria" o "leucemia relacionada con el tratamiento".

trastornos

sangre

Las personas con ciertos trastornos de la sangre - como mielodisplasia, mielofibrosis o policitemia vera (PCV) - tienen un mayor riesgo de desarrollar AML.

Los trastornos genéticos

Las personas con ciertos trastornos genéticos, como el síndrome de Down y la anemia de Fanconi, tienen un mayor riesgo de desarrollar leucemia.

Otros desencadenantes sugeridos

También se han sugerido una serie de otros factores ambientales que podrían desencadenar la AML, incluyendo las vacunas infantiles y de estar cerca de una central nuclear o una línea de alta tensión. Sin embargo, no hay una clara evidencia que sugiera que estos pueden aumentar su riesgo de desarrollar AML.

En las etapas iniciales de diagnóstico de la leucemia mieloide aguda (LMA), su médico de cabecera comprobará los signos físicos de la condición y los arreglos para que tenga exámenes de sangre.

Un alto número de células blancas de la sangre anormales, o una cuenta de sangre muy baja en la muestra de prueba, podrían indicar la presencia de leucemia. Si este es el caso, se le consultará urgentemente a un hematólogo (especialista en el tratamiento de trastornos de la sangre).

A hematólogo puede llevar a cabo más análisis de sangre, además de algunos de los ensayos descritos a continuación.

Biopsia de médula ósea

Para confirmar un diagnóstico de la LMA, el hematólogo tomará una pequeña muestra de su médula ósea para examinarla bajo el microscopio. Este procedimiento se conoce como una biopsia de médula ósea, que se lleva a cabo usualmente bajo anestesia local.

El hematólogo adormecerá un área de piel en la parte posterior de su hueso de la cadera, antes de usar una aguja fina para extraer una muestra de médula ósea líquida. En algunos casos, una aguja más grande también se puede usar para extraer una pequeña cantidad de hueso y médula ósea juntos.

Usted no sentirá ningún dolor durante el procedimiento, pero puede experimentar algunos moretones y molestias durante unos días después. El procedimiento dura alrededor de 15 minutos para completar, y usted no debería tener que permanecer en el hospital durante la noche.

La muestra de médula ósea será controlada para las células cancerosas. Si las células cancerosas están presentes, la biopsia también se puede utilizar para determinar el tipo de leucemia que tenga.

Otras pruebas

Las pruebas adicionales pueden utilizarse para revelar más información sobre el progreso y la extensión de su AML. También pueden dar una idea de cómo la condición debe ser tratada. Estas pruebas se describen a continuación.

Las pruebas genéticas

Las pruebas genéticas pueden llevarse a cabo en muestras de sangre y de médula ósea para identificar la composición genética de las células cancerosas. Hay muchas variaciones genéticas específicas que pueden ocurrir en la LMA, y conocer el tipo exacto de AML que usted tiene puede ayudar a los médicos a tomar decisiones sobre el tratamiento más adecuado.

Por ejemplo, las personas que tienen un tipo de AML conocida como la leucemia promielocítica aguda (APML) se sabe que responde bien a un medicamento llamado todo el ácido trans-retinoico (ATRA).

Scans

Si usted tiene AML, una tomografía computarizada (TC), rayos X o un ecocardiograma (una ecografía del corazón) se puede utilizar para comprobar que sus órganos, como el corazón y los pulmones, son saludables.

Estas pruebas se llevan a cabo porque es importante para los médicos para evaluar su estado general de salud antes de que puedan decidir sobre el tratamiento más adecuado para usted.

Punción lumbar

En situaciones excepcionales en los que se cree que hay un riesgo de que la LMA se ha extendido a su sistema nervioso, una punción lumbar se puede llevar a cabo. En este procedimiento, se utiliza una aguja para extraer una muestra de líquido cefalorraquídeo (que rodea y protege la columna vertebral) a partir de su parte posterior, por lo que se puede comprobar para las células cancerosas.

Si se encuentran células cancerosas en su sistema nervioso, puede que tenga que recibir inyecciones de medicamentos de quimioterapia directamente en el líquido cefalorraquídeo como parte de su tratamiento.

La leucemia mieloide aguda (LMA) es una enfermedad agresiva que se desarrolla rápidamente, así que el tratamiento comenzará generalmente a los pocos días después de un diagnóstico ha sido confirmado.

Como AML es una condición compleja, por lo general es tratado por un equipo multidisciplinario (MDT) - un grupo de diferentes especialistas que trabajan juntos (ver más abajo).

Su plan de tratamiento

El tratamiento de la LMA se lleva a cabo a menudo en dos etapas:

  • Inducción -. El objetivo de esta fase inicial del tratamiento es matar tantas células de leucemia en la sangre y la médula ósea como sea posible, restaurar su sangre al buen estado de funcionamiento y tratar cualquier síntoma que pueda tener
  • Consolidación - esta etapa tiene como objetivo evitar que el cáncer regrese (recaída), matando a las células leucémicas restantes que pueden estar presentes en su cuerpo
  • .

La fase de inducción del tratamiento no siempre tiene éxito y, a veces hay que repetir antes de la consolidación puede comenzar.

Si usted tiene una recaída después del tratamiento, pueden necesitar ser llevado a cabo tanto la re-inducción y consolidación. Este puede ser el mismo que el de su primer tratamiento, aunque es probable que implique diferentes medicamentos o un trasplante de células madre (véase más adelante).

Si se cree que tienen un alto riesgo de sufrir complicaciones del tratamiento AML - por ejemplo, si tienes más de 75 años de edad o tener otra condición de salud subyacente - tratamiento menos intensivo de quimioterapia puede llevarse a cabo. Esto es menos probable que matar con éxito todas las células cancerosas en su cuerpo, pero puede ayudar a controlar su condición.

Inducción

El tratamiento inicial que tiene para la AML dependerá en gran medida de si estás en forma para recibir quimioterapia intensiva, o si el tratamiento con una dosis más baja recomendada.

La quimioterapia intensiva

Si usted puede tener la quimioterapia de inducción intensiva, por lo general se le dará una combinación de medicamentos de quimioterapia a dosis alta para matar las células cancerosas en la sangre y la médula ósea.

Esta etapa del tratamiento se llevará a cabo en el hospital o en un centro especializado, ya que necesitará muy estrecha supervisión médica y de enfermería.

Vas a tener transfusiones de sangre regulares porque su sangre no contiene suficientes células sanguíneas sanas.

También será vulnerable a la infección, por lo que es importante que estás en un ambiente limpio y estable, donde su salud puede ser monitoreado cuidadosamente y cualquier infección que tenga puede ser tratada con prontitud. También pueden prescribir antibióticos para ayudar a prevenir la infección adicional.

En función de lo bien que responde al tratamiento, la fase de inducción puede durar de cuatro semanas a un par de meses. Es posible que pueda abandonar el hospital y recibir tratamiento de forma ambulatoria si sus síntomas mejoran.

Para el tratamiento intensivo, los medicamentos de quimioterapia se inyectará en un tubo delgado que se inserta o bien en un vaso sanguíneo cerca de su corazón (línea central) o en el brazo (un catéter central de inserción periférica, o PICC).

En casos muy raros, los medicamentos de quimioterapia también puede administrarse directamente en el líquido cefalorraquídeo para destruir las células leucémicas que pueden haberse diseminado a su sistema nervioso. Esto se hace usando una aguja que se coloca en la columna vertebral, de una manera similar a una punción lumbar.

Los efectos secundarios de la quimioterapia intensiva para la LMA son comunes. Estos pueden incluir:

  • náuseas
  • vómitos
  • diarrea
  • pérdida de apetito
  • dolor en la boca y úlceras bucales (mucositis)
  • cansancio
  • erupciones en la piel
  • pérdida de cabello
  • infertilidad - que puede ser temporal o permanente (ver complicaciones de la AML para más información)

La mayoría de los efectos secundarios deben resolver de una vez el tratamiento ha terminado. Decir a un miembro de su equipo de atención si los efectos secundarios se vuelven particularmente problemático, ya que hay medicamentos que pueden ayudar a lidiar mejor con ciertos efectos secundarios.

Más información sobre los efectos secundarios de la quimioterapia

quimioterapia intensiva para no

Si los médicos no creen que estás en forma suficiente para soportar los efectos de la quimioterapia intensiva, pueden recomendar un tratamiento no intensiva. Esto implica el uso de un tipo alternativo de quimioterapia para el tratamiento intensivo estándar, que está diseñado más para controlar la leucemia en lugar de curarla.

El objetivo principal de este tratamiento es controlar el nivel de células cancerosas en su cuerpo y limitar cualquier síntoma que tenga, al tiempo que reduce el riesgo de experimentar efectos secundarios significativos del tratamiento.

Los medicamentos que se usan durante la quimioterapia no intensiva se pueden administrar a través de un goteo en una vena, por vía oral o por inyección bajo la piel, y con frecuencia se pueden dar de forma ambulatoria.

todo el ácido trans-retinoico (ATRA)

Si usted tiene el subtipo de AML conocida como la leucemia promielocítica aguda, por lo general se le dará cápsulas de un medicamento llamado ATRA, además de la quimioterapia.

ATRA funciona cambiando los glóbulos blancos inmaduros (blastocitos) en células sanas maduras, y puede reducir los síntomas muy rápidamente.

Los efectos secundarios de la ATRA pueden incluir dolores de cabeza, náuseas, dolor de huesos, y la boca seca, la piel y los ojos.

Consolidación

Si la inducción tiene éxito, la siguiente etapa del tratamiento será la consolidación.

A menudo, esto implica recibir inyecciones regulares de medicamentos de quimioterapia que se dan generalmente en forma ambulatoria, lo que significa que no tendrá que permanecer en el hospital durante la noche. Sin embargo, es posible que algunas estancias cortas en el hospital si sus síntomas empeoran repentinamente o si desarrolla una infección.

La fase de consolidación del tratamiento dura varios meses.

Otros tratamientos

Muchos otros tratamientos se utilizan para AML, tal como se describe a continuación.

Radioterapia

La radioterapia implica el uso de altas dosis de radiación controlada para matar las células cancerosas. Hay dos razones principales por las que la radioterapia se utiliza generalmente para tratar la AML:

  • para preparar el cuerpo para una médula ósea o trasplante de células madre (véase abajo)
  • para tratar casos avanzados que se han extendido al sistema y / o el cerebro nervioso, aunque esto es poco común

Los efectos secundarios de la radioterapia pueden incluir la pérdida del cabello, náuseas y fatiga. Los efectos secundarios deben pasar una vez que su ciclo de radioterapia se ha completado.

médula ósea y trasplantes de células madre

Si la quimioterapia no funciona, una posible opción de tratamiento alternativo es una médula ósea o trasplante de células madre.

Antes del trasplante puede tener lugar, la persona que recibe el trasplante necesitará tener altas dosis de quimioterapia intensiva y posiblemente la radioterapia para destruir las células de su médula ósea. Las células madre donadas se dan a través de un tubo en un vaso sanguíneo, de una manera similar a la medicación de quimioterapia.

Este proceso puede poner una enorme cantidad de tensión en el cuerpo y causar efectos secundarios significativos y posibles complicaciones, por lo que por lo general va a necesitar permanecer en el hospital durante unas pocas semanas.

Los trasplantes tener mejores resultados si el donante tiene el mismo tipo de tejido que la persona que recibe la donación. El mejor candidato para proporcionar una donación es por lo general un hermano o hermana con el mismo tipo de tejido.

Los trasplantes son más exitosos cuando se llevan a cabo sobre los niños y los jóvenes, o personas mayores que son de otra manera en buen estado de salud, y cuando hay un donante adecuado, tal como un hermano o hermana.

Lee sobre donación de médula ósea

Azacitidine

La azacitidina es una posible alternativa de tratamiento para adultos con LMA que no pueden someterse a un trasplante de células madre.

Se recomienda por el Instituto Nacional de Salud y Cuidado excelencia (NICE) para su uso en ciertas circunstancias - por ejemplo, en función de las características de la persona de la sangre y la médula ósea.

La azacitidina es un medicamento de quimioterapia que se administra mediante inyección debajo de la piel. Se interfiere con el crecimiento de las células cancerosas y las destruye, y también ayuda a la médula ósea para producir células sanguíneas normales.

Niza tiene más información acerca de la azacitidina para el tratamiento de la LMA

Los ensayos clínicos y tratamientos más nuevos sin licencia

En el Reino Unido, una serie de ensayos clínicos están actualmente en curso que tienen como objetivo encontrar la mejor manera de tratar la LMA. Los ensayos clínicos son estudios que utilizan nuevas técnicas y experimentales para ver lo bien que funcionan en el tratamiento, y posiblemente curar, AML.

Como parte de su tratamiento, su equipo de atención puede sugerir la participación en un ensayo clínico para ayudar a los investigadores a aprender más sobre la mejor manera de tratar su AML, y LMA en general. Busque las pruebas clínicas para la LMA.

Si usted participa en un ensayo clínico, se le puede ofrecer un medicamento que no está autorizado para su uso en el Reino Unido y no está normalmente disponible. Sin embargo, no hay garantía de que las técnicas que se estudian en el ensayo clínico va a funcionar mejor que los tratamientos actuales.

Su equipo de atención puede decir si hay algún ensayos clínicos disponibles en su área, y pueden explicar los beneficios y riesgos involucrados.

Macmillan tiene más información acerca de los tratamientos para la LMA sin licencia

Si usted tiene leucemia mieloide aguda (LMA), puede experimentar una serie de complicaciones. Estos pueden ser causados ​​por la condición en sí, aunque también pueden ocurrir como un efecto secundario del tratamiento.

Algunas de las principales complicaciones asociadas con la LMA se describen a continuación.

sistema inmunitario debilitado

Tener un sistema inmune debilitado - siendo inmunocomprometido - es una complicación común de la AML.

Incluso si su sangre se restaura al orden normal de trabajo con el tratamiento, muchos de los medicamentos que se utilizan para tratar la AML puede debilitar temporalmente su sistema inmunológico.

Esto significa que es más vulnerable a desarrollar una infección, y de cualquier infección a desarrollar podría ser más grave de lo habitual. Complicaciones derivadas de la infección son la principal causa de muerte en personas con AML. Sin embargo, si se trata a tiempo, casi todas las infecciones responden a un tratamiento adecuado.

Por lo tanto, se le puede aconsejar a:

  • tomar dosis regulares de los antibióticos para prevenir infecciones bacterianas
  • mantener una buena higiene personal y dental
  • evitar el contacto con cualquier persona que se sabe que tienen una infección - incluso si es un tipo de infección que antes eran inmunes a, como varicela o sarampión
  • consultar con su médico de cabecera para asegurarse de que todas sus vacunas estén al día, aunque usted no será capaz de tener cualquier vacuna que contenga virus "vivos" o bacterias, como la vacuna contra la culebrilla y la vacuna triple vírica (contra el sarampión , paperas y rubéola)

Informar de las posibles síntomas de una infección a su unidad de tratamiento inmediato, porque el tratamiento oportuno puede ser necesaria para prevenir las complicaciones.

Los síntomas de una infección pueden incluir:

  • una temperatura elevada (fiebre)
  • un dolor de cabeza
  • músculos doloridos
  • diarrea
  • cansancio

Sangrado

Si usted tiene AML, podrás sangrar o tener moretones con facilidad debido a los bajos niveles de plaquetas (células que forman coágulos en la sangre). El sangrado también puede ser excesivo.

Las personas con AML avanzada son más vulnerables a sangrado excesivo en el interior de su cuerpo, que es la segunda causa más común de muerte en personas con la enfermedad.

hemorragia grave puede ocurrir:

  • dentro del cráneo (hemorragia intracraneal) - causando síntomas tales como dolor de cabeza severo, rigidez de nuca, vómitos y confusión
  • dentro de los pulmones (hemorragia pulmonar) - causando síntomas tales como tos con sangre, dificultades y un tono de piel azulado (cianosis) respiración
  • dentro del estómago (hemorragia gastrointestinal) - causando síntomas tales como vómito de sangre y de evacuación de heces (heces) que son muy oscuro o similar al alquitrán de color

Todos estos tipos de hemorragia deben ser consideradas como emergencias médicas. Llame al 999 inmediatamente y pedir una ambulancia si cree que se está produciendo una hemorragia.

Infertilidad

Muchos de los tratamientos que se utilizan para tratar la AML puede causar infertilidad. Esto a menudo es temporal, pero en algunos casos puede ser permanente.

Las personas que están particularmente en riesgo de infertilidad permanente, son los que han recibido altas dosis de quimioterapia y radioterapia en preparación para una médula ósea o trasplante de células madre.

Su equipo de tratamiento puede dar una buena estimación del riesgo de infertilidad en sus circunstancias específicas.

Puede ser posible para evitar cualquier riesgo de infertilidad antes de iniciar el tratamiento. Por ejemplo, los hombres pueden tener sus muestras de esperma almacenados. Del mismo modo, las mujeres pueden tener los huevos fertilizados o embriones almacenados, que luego se pueden colocar de nuevo en su vientre, después del tratamiento.

Sin embargo, como AML es una enfermedad agresiva que se desarrolla rápidamente, puede que no siempre sea el momento de hacerlo antes del tratamiento debe comenzar.